fbpx
Los “dibus” en texto

“Dibus” con frase

Con los dibujos con frase muestro emociones, pensamientos y situaciones que se viven en la vida cotidiana.

4 La desmemoria

Textos cortos

Un lugar para notas y textos cortos, referidos a momentos vividos previos, durante y posterior a la depresión. Actualizo el antiguo blog de Momentos de Lucidez.

27/10/2020 – El insomnio, o dormir demasiado

La depresión me produjo un insomnio extremo, llegué a estar sin dormir más de tres días. Inconcebible. Pero también me sucedió lo contrario. No lo entendía. No dormía para descansar, sino para escapar, vete a saber de qué. Y el cansancio, por supuesto, como es fácil imaginar, no desaparecía. Al contrario, vivía contracturado.
Por todo lo dicho me encontraba sin saber qué hacer y decaía con facilidad. Hay una canción que dice: «De nada sirve escaparse de uno mismo». Tal cual, no podía escapar de mí mismo. Necesitaba de forma imperiosa que el tratamiento médico y psicológico me hiciera efecto.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

20/10/2020 – La pérdida de humor, estar mal con la familia

Algo muy doloroso que padecí durante la enfermedad fue alejarme de mi familia. Convivir con alguien que sufre esta enfermedad es muy complicado. Al carácter y la personalidad extraños del ser querido afectado se añade el no saber cómo tratarlo. La situación es peor mientras el depresivo aún no está diagnosticado ( o no se conoce los motivos del malestar).
Debe de haber miles de familias, con uno o varios miembros, soportando algo similar a lo que me refiero. Por tanto, mientras no se asume el problema, con todo lo complejo que es, se vive inmerso en una cotidiana intranquilidad y tormento grupal. Y ello con las probables peleas, encontronazos sin motivo y todos los problemas de incomprensión que se generan.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

13/10/2020 – Las indecisiones

La decisión es un acto consciente, que a veces se apoya en la intuición y otras veces en la razón, o puede ser un simple acto mecánico. Casi siempre incluye estas opciones. También podemos decir que se basa en lo que queremos, o en su defecto en lo que podemos y estamos obligados a hacer, pensar, sentir, etcétera.
En cualquier caso, la decisión es algo íntimo, completamente nuestro, incluso si decidimos algo en contra de nuestros propios intereses. A veces, en la vida, tomamos este tipo de determinaciones, pero lo hacemos con el apoyo inestimable y único de nuestra propia voluntad.
Sin embargo, con depresión, decidir y, por tanto, nuestra íntima voluntad, supone un problema; la enfermedad condiciona constantemente nuestras decisiones.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

06/10/2020 – La soledad

Podemos decir que la soledad es un estado natural del ser humano; algo discutible, por supuesto. Pero como idea me ayuda para explicar que estamos solos en el sentido de que nadie puede vivir nuestra propia vida. Nadie puede «estar y vivir» dentro de otra persona, solo puede hacerlo uno mismo, verdad de Perogrullo. Se puede pensar que la soledad es positiva para muchas cosas, pero que también es perniciosa para otras. En este asunto, el equilibrio es lo que se impone como la mejor opción en nuestras vidas. Lo que me ocurría en ese tiempo era algo que estaba completamente alejado de mi forma natural de ser: quería estar solo todo el tiempo. Me molestaba incluso mi propia familia, quería aislarme.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

29/09/2020 – El debo, el tengo que

Está muy bien saber o reconocer que tenemos cosas que hacer. Pero cuando nos encontramos bajo el influjo del «debo-tengo que» no es una observación la que nos hacemos, sino una orden fulminante, eléctrica, dolorosa y agobiante la que nos imponemos. Nos estamos diciendo que no somos responsables y por eso lo repetimos una y otra vez (en nuestro interior). No es normal que nos tratemos así a nosotros mismos.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

22/09/2020 – La autocrítica maligna, no escuchar opiniones

O sea que, por un lado, me auto-criticaba malsana e injustamente, y por otro, no permitía que opinaran de mí, ni siquiera mis seres queridos. Una coraza de doble efecto, pero con veneno en los dos lados. Además de ser una situación muy incómoda, me hacía sentir estúpido, ciertamente.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

15/09/2020 – La ira II

La cualidad propia de la ira es la capacidad de lograr perder de vista las cosas, y que el razonamiento encadene pensamientos a cada cual más negativo.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

08/09/2020 – La ira descontrolada

Durante esos años debo de haberme enfadado y ofuscado más veces, en proporción, que en toda mi vida. Mi bronca era cotidiana. El episodio con los abuelos no acabó con la ira, solo me demostró que ocurría algo fuera de lo normal.

Aunque siempre fui alguien que, por preocuparse por las cosas, me puedo enfadar con relativa facilidad, nunca hasta el extremo de que eso fuera algo cotidiano, mucho menos de que sucediera por absolutamente todo, por nimias o insignificantes que fueran la preocupación o la situación. El enojo, la bronca, la ira, en definitiva, eran conmigo mismo y de alguna forma inconsciente los exteriorizaba con los demás. Buscaba «equilibrar» o quitar de mis adentros esa mala sensación que no lograba comprender ni dominar.

Claro está que no lo lograba. Solo conseguía dolor y autoflagelación, y los resultados se me metían en el cuerpo, en mi cuello y en mi espalda.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

01/09/2020 – Las postergaciones

Con la enfermedad, una postergación implica un enorme gasto de energía inversa (contra uno mismo) porque de alguna forma se la quiere justificar, y justificarse, por encima de lo normal. Quieres que pasen dos cosas: por un lado, obtener el perdón por haber incumplido y no sufrir el castigo que te mereces; y por otro lado, saber, a toda costa, por qué lo has hecho, algo que, evidentemente, puede tener una explicación, pero que en caso de no tenerla agranda tu incertidumbre. Sentía que una postergación era un error tremendo, que no merecía compasión ninguna. Asumía estar equivocado y tener que enmendar, reparar o solucionar de alguna forma la situación por haberla postergado.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

21/07/2020 – Las Listas

“Pensaba de esta forma: «Si está en la lista, por algo debe ser; entonces, no me queda otra opción que cumplir con ello». Cada anotación de una tarea era una exigencia, y no cumplirla me generaba mucha ansiedad y tensión. Todo esto resultaba incoherente, porque no era real. Además valoraba por igual todas las preocupaciones de la lista, todas eran igualmente importantes. Así lo sentía. Era lo mismo comprar una funda para el móvil que ir al médico de cabecera, todo era igual de importante. Esto me causaba mucho dolor, irritación, ansiedad y desconfianza en mí mismo.”

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

14/07/2020 – El miedo a ser un farsante

“Vivía pidiendo disculpas y aceptación, de forma exagerada. De alguna manera tenía que mostrar lo bueno que era. Está claro que esta situación no podía durar mucho tiempo. Me hacía sufrir enormemente y me ocasionaba incontables problemas. Tampoco podía vivir dependiendo de la aprobación o la desaprobación de los demás, sin asumir que esto es imposible de sobrellevar con equilibrio. Porque nunca habrá justa medida de esta forma. Tuve que sufrir mucho para darme cuenta de que solo nosotros mismos podemos aprobarnos o desaprobarnos.”

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

07/07/2020 – La rumiación II

“Había días, o momentos, en que un comentario míni- mo, un detalle o una situación me recordaba una rumiación anterior, que nuevamente se reiniciaba y me hacía sufrir. Otras veces comenzaba de forma aparentemente controlada, o que yo pensaba que podía controlar. Pero no era así, y cada vez se enraizaba con mayor fuerza, como si de una garrapata se tratara. Era como esas trampas en las que, cuanta mayor fuerza para librarse, más fuerza atrapadora se genera.

Recuerdo noches en las que por no poder abandonar una rumiación, por el asunto que fuera, me sorprendía la hora de irme al trabajo. No lograba dormir nada, no lograba «desenchufarme» de los pensamientos encadenados. Me acompañaba otra sensación además, que di en llamar nada puede salir bien.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

30/06/2020 – La rumiación I

“Durante la enfermedad esta actividad normal de la mente, y de la vida, en mi persona se desbocó, se transformó en un martirio y me llegó a extenuar de tal forma, que muchas veces pensé que me estaba volviendo loco.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

23/06/2020

“Esos malestares que fui descubriendo me transformaban en alguien totalmente ajeno a mi verdadera forma de ser. El lector, o lectora, podrá observar las similitudes o diferencias que puedan ser de interés para él o ella. Darse cuenta de estar viviendo un proceso depresivo, o mentalmente complicado; ser uno mismo quien detecte sus propios síntomas es lo fundamental para comprender este proceso, y de la necesidad de pedir ayuda profesional.”

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

16/06/2020

“Hay preguntas que resultan decisivas, y reveladoras, hacérselas en algún momento, como por ejemplo: ¿Lo que me sucede será por causa de una depresión?, ¿Que hago si lo que estoy sufriendo, cada día, es por causa de una enfermedad así?, ¿Cómo sé si me encuentro bien?, ¿Cómo actúo para quitarme este dolor?, ¿Sabré hacer lo correcto o necesario?, ¿Esos dolores extraños que sufro en mi cuerpo, serán porque estoy mal de la cabeza?.

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

09/06/2020 El machaque

“Como iremos viendo, mi peor enemigo era yo mismo. Esto se puede apreciar claramente en la influencia del «macha- que». La acción de insulto hacia mí mismo, de exigencia extrema y de maltrato íntimo se expresaba con el machaque más que con cualquier otro síntoma. Para poder explicar este pensamiento negativo es imprescindible darse cuenta de que surge de la imagen que había fabricado de mí mismo; esto es, la de alguien que puede con todo y que no tiene frenos para conseguir aquello que se propone.”

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

02/06/2020

“Es evidente que, aún estando sanos, me refiero a sanos mentalmente, podemos vivir a lo largo de nuestra existencia muchos periodos depresivos, y no por ello sufrir la enfermedad como tal. Pero es cierto que hay circunstancias en que podemos ser más permeables, momentos en donde nuestra necesidad de responder a las exigencias de la vida, sean las que sean, no nos encuentre bien y a causa de esto caigamos en lo que se llama: la espiral depresiva, paso previo a que la enfermedad se apodere de nosotros. “

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

19/05/2020

La depresión no se genera por un motivo u otro determinante, sus causas son muy diversas. Por ello las posibilidades de contraerla son muy grandes, y nadie está libre del todo. Es una dolencia que puede desencadenar otros malestares y trastornos y/o actúa, muchas veces como soporte de los mismos.”

Del libro: Momentos de Lucidez, Cómo superé mi depresión

Contáctame

Phone: +34 644 811 641
Pasaje Fatjó 2, Esc. A
08940 Cornellà de Llobregat, Barcelona, España