Estrés y depresión

Estrés y depresión van de la mano muchas veces. Antes de caer en depresión, previo al diagnóstico, pasé años sin ocuparme de mí. No sabía cuidarme. Pero además creía estar sano. Pensaba que sobre “esos asuntos” todo era de fácil solución. No comprendía que de seguir de esa forma tendría problemas. Cuidar la salud es uno de los mejores caminos para vivir feliz y la realidad es que no estaba entre mis prioridades. 

El tabaco, la tensión arterial, no ver los avisos.

La propia depresión, y no aprender a protegerse, logra que te auto engañes.

Como cuento en el libro Momentos de Lucidez, fumé durante muchos años. El tabaco era un soporte en mi vida. Necesitaba de él para encontrar “un cierto” equilibrio emocional. Evidentemente era una trampa, de lo cual tuve que darme cuenta de una forma desagradable. Por ese tiempo sufrí un brote de estrés extremo, con una subida de presión que me llevó al hospital. Esto puede confirmar que estrés y depresión están relacionados.

Luego de ese momento encaré un régimen para dejar de fumar, porque ya tenía problemas serios con ese tema. Es así que viví un periodo donde pareció que todo lo que venía sufriendo se superaba. Me equivocaba, mucho me equivocaba. Hoy puedo decir que esa situación vivida con, y por, el tabaco, fue un anticipo de la tremenda depresión que sufriría años después.

¿Qué significa la depresión?

La conclusión que saco es dolorosamente sencilla: de haber hecho lo correcto habría atacado la razón fundamental, que era la depresión, y no a sus consecuencias: el estrés, la mala alimentación, no hacer ejercicio, el propio tabaco, etcétera. Esta situación la viví 5 años antes del diagnóstico de depresión mayor.

Fue una oportunidad perdida. Todavía suponía que la salud se podía arreglar como si fuera “un parche”: algo de descanso y un poco de medicación. ¿Cómo vencer la ansiedad en situaciones así? No digamos que era un irresponsable, porque nunca lo fui, pero sí podemos decir que no entendía lo que es vivir sano, y tampoco valoraba la prevención, menos en materia de salud mental. Es algo que, o bien nos lo enseñan (previamente), y lo comprendemos, o solo nos enteramos una vez que sufrimos alguna dolencia vinculada.

En esa situación de estrés, de sufrimiento cotidiano, por el tabaco y los enojos continuos conmigo y con la gente que me rodeaba, no logré descubrir que algo serio me sucedía.

No pensé de forma correcta para conmigo mismo. Evidentemente vivía esos días con muchas exigencias. Pero me equivocaba tratando de “ocuparme” de todo, una respuesta, podría decir, instintiva al agobio que me invadía. Por eso repito, ¿cómo vencer la ansiedad de esta forma?. Lo que vivía era: preocupación más preocupación.

Todos pueden sufrir en algún momento de estrés, depresión o ansiedad.

Todos podemos sufrir una depresión

¿Cuál hubiese sido el análisis correcto, que debía haber hecho?: aprender una relación nueva, distinta y sana con las situaciones y circunstancias de la vida, esa era la mejor opción. Lo tuve que descubrir muchos años después. Por eso, si de algo sirven estas líneas, es para valorar la comprensión de nuestra propia salud, la prevención, y el aprendizaje en detectar los avisos que podemos tener a lo largo de nuestras vidas.

Mi opinión final es que estrés y depresión están muy vinculadas, en especial en personas que no se permiten cometer errores y que toda su vida está apoyada en los resultados.

 

 

Phone: +34 644 811 641
Pasaje Fatjó 2, Esc. A
08940 Cornellà de Llobregat, Barcelona, España